Tetilla de Atengo

Luna y Venus
marzo 1, 2009
Guachimontones
marzo 10, 2009

Tetilla de Atengo

Cerca de la localidad de Atengo, entre Tecolotlán y Ameca, existe una montaña con una formación rocosa en la cumbre. Se le conoce como la Tetilla de Atengo

El Grupo de Montañismo del Colli organizó una excursión a éste sitio; con la mochila al hombro, comenzamos la travesía hacia la cumbre desde una rancheria cercana a Atengo..  Una brecha facilitaba el inicio de nuestro trayecto; cruzamos por brechas, veredas, cercas, arroyos y pastizales antes de inciar el ascenso. Ya con unas horas de caminata, la pendiente de la montaña se empieza a sentir en los muslos y pantorrillas; pero maravillosas vistas dán el pretexto perfecto para detenerse a tomar agua y tomar un respiro. De ahí en adelante no hubo descansos; 6 horas de caminata por pendientes rocosas. La amenaza de lluvia era constante; una llovizna me obligó a guardar la cámara, pero me refrescó; decidí no ponerme el impermeable. (por poco me arrepiento de eso). Un pequeño claro, plano sobre la montaña nos dió el lugar ideal para acampar. Agotados, con el sol casi oculto y empezando a sentir el viento frio en la ropa humeda; nos decidimos a intentar prender una fogata;  con leña u ojarazca humeda no es nada fácil.. Por suerte encontramos ojarazca seca debajo troncos y a razón de perseverancia logramos hacer fuego.. Enorme sensación de alivio secar nuestras ropas al calor de la fogata, disfrutar cálida y comodamente de una cena caliente justo antes de dormir.

En la mañana, sin levantar el campamento, y solo cargando agua y poca comida, seguimos hacia la cumbre; el camino era mucho mas fácil, caminos mas planos y menos peso en la espalda hacen que sea mas placentera la caminata. A pocos minutos, frente a nosotros se erguia la cumbre, desde nuestra perspectiva no habia forma de subir a ella; y seguimos caminando.. A la hora llegamos a la base de la tetilla; y de ahí solo pocos metros en vertical y una sencilla escalada nos separaba de la cumbre.

Hacer cumbre en una montaña siempre es muy reconfortante; horas de cansancio cobran valor; al mirar al horizonte lleno de montañas debajo de ti y con el viento de victoria en el rostro.

Pero entonces, después de disfrutar el momento.. Tienes que descender,  llegar a la cumbre es solo la mitad del proyecto, la meta es llegar… y volver.  Antes la motivación era estar en la cumbre, ahora solo es volver.. El hambre, el cansancio, la sed se apoderan de la cordura; solo se quiere volver..  Pero en esa larga caminata de regreso al campamento, una experiencia que nunca olvidaré ocurre sobre nosotros. El guia, metros delante de nosotros gritá, «¡vean, un halconcillo!» Volteamos la mirada a donde apuntaba el dedo del guia, y un ave no muy distinto de los clásicos buitres que se observan a menudo, lo observamos, de cualquier manera es un pretexto para descansar unos segundos. Pero de repente, un sonido agudo sale del ave, justo cuando pasaba sobre nosotros, el halconcillo gritó, era un sonido igual al que he escuchado en películas; pero con el ave arriba de nosotros, es un sonido totalmente diferente. Se me quito el hambre y hasta perdí el cansancio.

Los descensos simpre son menos cansados que los ascensos, aunque mas peligrosos y traumaticos para las articulaciones, se puede mantener un ritmo de descenso sin descansar. Bajamos la montaña por el mismo lugar donde la habiamos subido, pero ahora disfrutaba caminar por rios de hojas secas. Aún así, horas de caminata provocan estragos en los pies, rodillas, espalda y voluntad. El mismo arroyo que el día anterior marco el inicio de la pendiente, ahora nos da un lugar muy agradable para tomar agua y descansar los pies.

De nuevo en la brecha donde inciamos nuestro camino, a pocos minutos de los autos; agotados y adoloridos; pero contentos y relajados. Mañana estaremos de nuevo en la ciudad, sentados frente a la computadora, pero con un reconfortante dolor de piernas…

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Tetilla de Atengo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 × = cuatro

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.